2 nov. 2014

VA A ESCAMPAR


Empezar un editorial al día siguiente de una derrota siempre es duro. Pero cuando todos conocían cuales eran las realidades estamos tranquilos.
No es este comienzo peor que otros que he vivido, es más, creo que permite ver que el camino empezó a recorrerse. Las derrotas como las victorias nunca son eternas y en ese plano sabemos cual es el sendero a transitar. Construir nuestra propia historia, formando, educando, convenciendo. Va a escampar. 
En un momento escuchar que hasta los números de nuestros movimientos perduran y se ejecutan alegremente, no deja de sacarnos una sonrisa.
Perdimos un partido, y se perdió un campeonato hace ya rato, pero los valores, la dignidad, están intactos.
El partido de ayer, Nacional lo encaró con dificultades, plantel diezmado y una realidad muy adversa.
A las lesiones, cambios de deporte, migraciones, debimos sumarle la ausencia de Arjona por negligencia administrativa.
Así puestas las cosas ante unas 200 personas tuvo lugar la justa más importante del futsal de este país.
Comenzamos el partido con dos jugadores en precaria condición física, por un lado Ruiz, que llevaba 100 días sin tocar una pelota y Medina que llevaba 30 días sin siquiera trotar. En el arco volvía Café después de dos semanas de ausencia, Juan Romero y Matías Medero estaban jugando habitualmente y Agustín Sosa completó el quinteto, un jugador de 19 años campeón en el Torneo de sub 20 con Nacional y que ayer debió permanecer en cancha por 37 minutos.
Y perdimos, es cierto, pero varias de las cosas que se dicen se vinieron al suelo. En Nacional un plantel corto y sin experiencia jugaron pocos jugadores como es habitual, en Peñarol un plantel largo y experimentado…jugaron pocos jugadores y varios pocos minutos, una novedad.
Porque el discurso va hasta dónde la realidad lo deja, y ahí, cuando ya no hay más espacio para la apología y la demagogia se cambia y se pasa a lo fáctico, al resultado, ya no importa lo otro, la profundidad del plantel se diluye y esa parte del discurso se sustituye.
Los cimientos es eso en lo que se basan los procesos,  sabemos todos como evolucionará el nuestro y en eso ya llevamos ventaja, 80 juveniles que trabajan de manera seria y en consonancia con un plan.
Empezó el partido, realizamos un planteo acorde a nuestras carencias, y en el mayor lapso del juego lo ejecutamos con acierto.
Un robo de Xavier Medina en media cancha le permitió correr sólo unos 15 metros para luego pasar a Juan Romero que ya sin arquero  la tocó de zurda al fondo del arco.
Iban 3 minutos cuando el gol de Juan, casi de inmediato otra situación clara en la que Xavier se va hacia adelante a pura potencia y remata sólo, pasando la pelota al lado del ángulo.
Con el reloj en seis minutos llega el empate. Un gol en contra. Involuntario, obvio, pero en contra, pues la pelota salía ancha y nuestro defensor que volvía la metió en nuestro arco.
En 10 minutos y con un par de cambios el equipo perdió solidez, lo que nos puso en límite de faltas  y nos costó dos tantos.
No era la realidad de la cancha, pero otra vez las ejecuciones libres nos ponían en un estado de fragilidad peligroso.
Volvieron Sosa y Medina, dos jugadas de corner consecutivas nos permitieron empatar y a punto estuvimos de seguir de largo cuando otra vez Xavier Medina se llevó la pelota hasta el área rival y dejó sólo Mauro Ruiz que remató al cuerpo del arquero.El descuento había sido de Matías Medero(40 minutos una vez más) que cumplió como siempre y el empate de Xavier Medina al lado del palo.
Dicho sea de paso, gran partido de Mauro, con el diagnóstico confirmado, rotura de meniscos, esperando la confirmación de su cirugía jugó el partido.
Antes del final del primer tiempo llegaría otro gol rival, otra vez por una falta. Fue en  el rebote de la atajada de Sotelo que logran marcar.
Cuando estaba por finalizar esa etapa nuevamente Xavier Medina empata el partido, aprovechando una falta con barrera cortada.
Se fue la primera mitad 4 a 4.
Vino el segundo tiempo y se vio la mano de Richard, que arrancó en el pivot, por algunos momentos nos complicaron pero fuimos prácticos y no perdimos pelotas en la salida.
Sin embargo, recibimos el quinto gol en una jugada que tiene dos errores, uno conceptual y uno de concentración.
El primero, conceptual, nuestro marcador mira la cara del rival y se desentiende de la pelota que le pasa al lado del pie donde podía haberla robado tranquilamente y en el segundo palo, nuestro marcador suelta a su oponente unos metros antes del final de la cancha.
Justo en la mitad del segundo tiempo, penal sobre Sosa, que debutó con nota de exoneración. Remata Medina y otra vez empatados.
Marcamos fuera de posición en un corner, más un error de segundo palo y gol rival.
Estábamos algo desgastados y un agarrón del Ruso le cuesta su segunda amarilla. Hasta ahí era el mejor de la cancha.
Algo menos de siete minutos por jugar y la manera de la que nos anotan el gol en verdad nos alienta. Si, aunque parezca paradójico, en superioridad el rival jugó con su mejor definidor al lado del palo y en la base los jugadores con menos tiro, y a pesar de eso, y de dos minutos sin notarlo cuando expiraba el tiempo, Richard la colgó en el ángulo.
Ya sin el Ruso, con Mauro desgastado y en base al empuje de Medero, las combinaciones de Sosa y Romero más la definición de Maxi Brindisi llegamos otra vez al descuento.
Faltando un minuto y medio nos fuimos arriba, sin orden, sin piernas pero con ganas y el rival, con toda su profundidad de plantel, la tiró para afuera sin prejuicios.
Perdimos, no hay nada para reprochar ni reprocharnos, sabemos cuál es el camino  y la idea es transitarlo con convicción.
Ahora quedan dos partidos para el cierre, Medina no estará en el próximo por suspensión, Mauro seguramente ya no juegue este año. Los jóvenes abriéndose paso marcarán el camino.

Goles:
Xavier Medina 3
Juan Manuel Romero 1
Matías Medero 1
Maxi Brindisi 1

No hay comentarios: