9 may. 2018

LA HIZO DE GOMA

                                        Fotos: Calu López y Arenga.uy

NACIONAL 4 OLD CHRISTIANS 1
MAYORES
05/05/2018

Nacional venció el sábado por la noche a quién ha sido su rival en la finales de los Torneos de los últimos dos años.
Con escasas horas de descanso el tricolor debió afrontar este partido de riesgo y lo resolvió bien, pero lejos estuvo de su mejor juego.
En los primeros minutos el equipo estaba inconexo, el juego era anunciado y carecíamos por completo de profundidad.
Uno de los problemas que tuvimos durante toda la noche, y que incluso no solucionamos cuando pasamos a ganar fue la escasa profundidad sin balón por el lado débil.
En el "lado débil" sucede todo, es el lugar para modificar el posicionamiento de una defensa, es el lugar para generar espacios y generalmente es también el lugar por dónde se finalizan las ofensivas. Eso lo hicimos mal y por muchos minutos tuvimos un ataque en L que nos hacía muy profundos por izquierda y casi inexistentes por derecha. Más allá de la movilidad constante, de la sucesión de pases, de todo lo que siempre se habla de mover el balón, el objetivo final o mejor aún el objetivo es poder llegar al arco rival para anotar un gol por lo tanto el sacar al rival de su zona de confort con posicionamientos tácticos es tan o más importante que el tratar de desequilibrarlo con la pelota.
En eso fallamos y es el punto en el que más debemos mejorar.
Comenzamos en desventaja, un control orientado de Noy y un posterior disparo bajo al primer palo vencieron a Moitiño que sustituyó a Sotelo a último momento por una indisposición estomacal.
Fue el ingreso de Matías Daguerre el que cambió el partido. El hábil lateral rápidamente comenzó a dominar el uno por uno y lo que no lográbamos desde el lado débil con un avance del lateral opuesto se logró desde el lado más cuidado del rival en base a una inspiración individual brillante en la noche del sábado.
Rápidamente se vio que era uno de esos días en los que el adversario no tiene más solución que acompañar y retrasarse o golpear.
Palleiro jugó con una carga muscular producto de la acumulación de partidos, lo que lo llevó a regular mucho sus movimientos.
Una vez que vimos cual era la estructura del juego y ya con parte de la segunda unidad en cancha decidimos el partido que teníamos que jugar. El plan era uno, la realidad nos demostró que el partido estaba para otra cosa.
El ingreso de Matías Medero para dar cobertura directa a las incursiones de Daguerre liberó al lateral y su accionar con la pelota replegó a Old Christians varios metros en el terreno.
Producto de lo lejos que empezó a situarse su marca directa, Matías Daguerre tuvo espacio para rematar de zurda cruzado abajo y empatar el partido en un momento que ya lo merecíamos.
El envión anímico que producen los goles generó que casi de inmediato pudiéramos revertir el resultado. Un lateral con invasión desde el lado débil y posterior tiro de Leandro Ataides para dejarnos adelante en el resultado antes del descanso del medio tiempo.
El segundo período se mantuvo dentro de las mismas características, sólo que Old Christians apeló más al juego con su arquero, algo que a Nacional normalmente no le incomoda. Pudimos correr menos, presionar más y tener buenas oportunidades de contra.
Igualmente la diferencia no se estiraba, y que fuera tan corta tenía a todo el gimnasio en vilo esperando para dónde salía el juego.
Fue una bonita jugada colectiva en la finalmente Felipe Volz devuelve a Matías Daguerre la que define el partido. El toque del hombre de la jornada a la red, dio tranquilidad para esperar el cierre del juego.
Antes de final un robo directo de Daguerre al jugador con balón le permitió definir ante un arco desierto cuando su arquero había sacado y corrido a campo contrario para poder tocar de nuevo el útil.
Ganamos justificadamente, estuvimos lejos de nuestro mejor juego pero fuimos humildes para ver que era lo que pedía el partido e inteligentes para llevarlo adelante.
En lo individual Moitiño respondió muy bien cuando otra vez le tocó asumir el arco en un compromiso caliente.
Palleiro aportó desde dónde podía para la condición física en la que se encontraba y fue importante en el cierre para defender al portero.
Sosa correcto, aunque sin brillar como lo había hecho en todos los juegos anteriores. Quizás el cansancio acumulado por la gran carga de minutos de las últimas dos semanas le pasó factura.
Ataides correcto, pero también tiene mejores. Un gol importante para darlo vuelta.
Joaquín Varietti aportó, desgastó, pero no está ni cerca de como cerró el 2017 o incluso de como se mostraba en pretemporada.
Matías Medero buenos minutos. Al principio no entendió lo que el equipo necesitaba, pero luego de un par de correcciones se ajustó perfectamente a la marca y siempre ha sido un jugador con muy buena calidad de pase.
Lucas Torrazza fue muy importante aunque no haya lucido a los ojos de la mayoría. Llevó a la defensa rival a las zonas que necesitábamos y eso simplificó la elaboración en la base.
Felipe Volz, pocos minutos pero de buena calidad. Una asistencia clave para que Daguerre definiera el juego.
Y por último la figura excluyente del juego: Matías Daguerre. No pudieron nunca con el él. Desde la individualidad generó superioridades, espacios y dudas en la última zona de Old Christians. Le salió todo, literal, todo. Hasta tres goles, que no son los que lo hacen la figura del partido, fue su juego el que hace que lo destaquemos. Tiene condiciones innatas notables, ya está grande y debería poder internalizar que el equipo lo necesita. Y lo necesita siempre. No puede perder minutos por situaciones que no estén directamente vinculadas a acciones de juego. La rompió toda, aún lo deben estar buscando. Chapeau.

Goles:

Matías Daguerre 3
Leandro Ataides 1



No hay comentarios.: