14 may. 2018

PRAGMÁTICOS

    Foto: Arenga.uy

NACIONAL 3 BANCO REPÚBLICA 0
MAYORES
12/05/2018

Nacional ganó por la sexta fecha del torneo Clasificatorio y con este partido queda al día en la actividad local y tendrá por primera vez en este mes una semana "normal".
Los nueve partidos jugados en estos últimos veinte días han dejado su huella. El agotamiento en varios jugadores es evidente y eso ha pesado en el desarrollo de los partidos de manera tal que hemos tenido que modificar los planteos.
Este equipo no está diseñado para jugar a la retranca. Es la explosión, las transiciones, el uno por uno en banda el juego que mejor se amolda a sus jugadores. Dicho esto el haber tenido que optar por otra propuesta de juego parece contradictorio, pero no lo es. Nacional planteó el partido lógico que necesitaba para obtener el triunfo. Y eso es inteligencia, eso es pragmatismo.
Una marca baja por detrás del medio campo esperando el momento de poder dar un extra.
No estuvimos cómodos, nunca jugamos así, pero nos adaptamos. Un error en la salida pudo costarnos caro pero Café Sotelo respondió con solvencia.
Banco tenía la pelota pero no trasladaba eso a situaciones de riesgo claras. Su sistema 4 - 0 está diseñado para preservar el balón, siendo la finalización una situación que no lo inquieta. Es un equipo con paciencia y fiel a su pensamiento. Nacional es un equipo práctico que hubiera gustado de jugar como siempre, pero que sabía que no podía hacerlo.
En esa primera mitad las dificultades defensivas las tuvimos por tres perdidas directas en la base, dos de Gabriel y una de Agustín. Café resolvió la más difícil, una la remataron afuera y la última fue cortada con falta por el jugador que llegaba a dar cobertura.
Sobre los siete minutos tuvimos la primer llegada clara. Una buena maniobra de Agustín Sosa por derecha y su remate de puntín se va ancho contra la base izquierda del palo.
Tres minutos más tarde estábamos en ventaja. Otra buena jugada de Sosa, pase para Leandro Ataides y este que la pica poniendo el uno a cero.
El partido no cambió en su estructura pero ya estábamos mucho más sueltos.
Matías Daguerre comenzó a desequilibrar por banda y sus pases de cirujano explotaban el lado débil de Banco. Por ahí aparecieron reiteradas veces, Ataides, Sosa y Varietti en situaciones muy propiciias que no supieron aprovechar.
Dos muy claras tuvo Leandro; la primera quiere eludir al arquero la pelota le queda un poco atrás y se la roban y en la segunda cuando tenía un remate franco al arco desde el borde del área optó por pisarla atrás para Arjona que estaba más lejos de lo que él suponía.
Por lo dicho, Banco tenía la pelota pero en jugadas claras de gol el partido estaba parejo, y Nacional explotó una de ellas mientras que el local no pudo hacerlo.
El retorno de Diego Arjona fue muy positivo. Apenas había jugado unos minutos ante Elbio en la primera fecha, el sábado un mes más tarde y casi sin entrenar tuvo que volver en un juego riesgoso.
Su defensa del uno por uno sigue siendo su señal de identidad, eso lo hace muy bien y le genera confianza a él y sus compañeros.
El segundo tiempo fue otra cosa, pero también se adaptó más a lo que a Nacional le sirve.
Las piernas jugaron su papel, estábamos cansados y con alguna carga de más, pero la necesidad de Banco nos jugó a favor.
Ellos subieron la marca, en las espaldas quedaron huecos y era cuestión de poder explotarlos.
Café se transformó en figura conteniendo bien muchos remates exteriores y el partido transcurrió hasta que llegó el segundo que es producto de un gran robo de Agustín Sosa, posterior eliminación del balance rival y pase al medio dejando al arquero fuera de la jugada para que Lea Ataides la empujara al arco vacío.
El dos a cero nos daba todo para manejar el partido pero nos complicamos con una expulsión. La pelota se le va larga a Matías después de eludir a dos y cuando se arroja al piso para no perderla impacta en el rival que venía de una forma similar. Fue una expulsión lógica para lo que fue la jugada.
Los dos minutos en inferioridad si fueron duros. Las coberturas llegaban pero en ese lapso si fue determinante Emiliano Sotelo. Lo que atajó en ese lapso es lo que deja la sensación óptica de que nos llegaron mucho, pero una vez recuperado el número de jugadores volvió a tener una tarea normal.
Faltaban cinco minutos y nos costaba soltar las contras por la falta de piernas. La decisión táctica del rival nos simplificó las cosas. Al sacar arquero jugador, pasamos a marcar en zona, a correr menos y si robábamos no era necesario correr. Bastaba rematar de cancha a cancha a un arco vacío.
Cuatro tiramos en esas circunstancias antes de anotar el tercer tanto del juego. Sin correr y muy cansados pudimos aumentar el marcador cuatro veces antes de que el tiro de Lucas Torrazza desde nuestra área entrara en un arco desierto desde hacia tres minutos.
Ya se vio que Banco no podría quebrar el resultado.
El final llegó, nos llevamos los puntos, que es para lo que se juegan los partidos y resolvimos con inteligencia un momento físico crítico por el que estamos pasando y una situación clave como fue la inferioridad por la expulsión de Daguerre.
Ahora tendremos una semana normal, para recuperar y encarar el encuentro clásico.

Los mejores Emiliano Sotelo y Agustín Sosa. El primero muy sobrio y con atajadas claves y el segundo pasando por muy buen momento tanto en defensa como en elaboración, generó los dos primeros goles.
Leandro jugó buen partido, tuvo que manejarse muchos minutos fuera de puesto y cumplió, dos goles muy importantes.
Lo ya dicho auspicioso retorno de Arjona.
Daguerre venía bien la expulsión opaca su tarea.
En la segunda mitad fueron importantes los aportes de Torrazza, Volz, y Quevedo que permitieron mantener la intensidad en momentos claves.

Goles:

Leandro Ataides 2
Lucas Torrazza 1


No hay comentarios.: